Parte I: Tu cuerpo sabe cómo producir la HORMONA de la JUVENTUD. Pero necesitas ALIMENTARLO de cierta forma…

En este segmento del Área Exclusiva para Miembros puedes leer la primer parte del proceso para hacer que tu cuerpo viva más de cien años.

Somos lo que comemos, y tu cuerpo viene diseñado para ingerir cierto tipo de alimentos. Dichos alimentos no son los que comemos todos los días. La mayor parte de lo que comes diariamente son alimentos que hace 50 años no existían. Me refiero a los alimentos procesados.

La evolución del cuerpo humano lleva ya miles de años. El cuerpo está diseñado para alimentarse de cierta manera, y si comes los alimentos equivocados, entonces tu cuerpo no vivirá la cantidad de años que puede hacerlo.

Uno de los resultados de una equivocada alimentación es que el cuerpo disminuye su producción de hormona humana de crecimiento, también conocida como la “Hormona de la Juventud”.

La Hormona Humana de Crecimiento (HHC) es una de muchas hormonas endocrinas, como el estrógeno, la progesterona, la testosterona, la melatonina y la DHEA, y cuya producción declina con la edad.

Mientras muchas de esas hormonas pueden ser reemplazadas para detener algunos de los efectos del envejecimiento, la HHC supera con mucho el alcance de cualquiera de esas hormonas para no sólo prevenir el envejecimiento biológico, sino para revertir de manera significativa un amplio número de los signos y síntomas asociados con el envejecimiento. Efectivamente, la terapia con HHC ha demostrado regresar el reloj biológico por 20 años ó más.

La HHC, también conocida como somatotropina, es la hormona más abundantemente secretada por la glándula pituitaria. Es una molécula de proteína formada por 191 aminoácidos. Se produce al máximo durante la adolescencia, cuando ocurre el crecimiento acelerado del individuo. La secreción diaria de HHC disminuye con la edad, al extremo que un hombre de 60 años de edad puede secretar sólo un 25% de la HHC secretada por un muchacho de 20 años de edad.

La HHC es inicialmente liberada en pulsaciones que tienen lugar durante las fases iniciales del sueño, viaja por el torrente sanguíneo hasta el hígado, donde es rápidamente convertida en un poderoso metabolito promotor del crecimiento llamado Insulin-like Growth Factor type 1 (IGF-1), también conocido como Somatomedin C. El IGF-1 ocasiona la mayoría de los efectos asociados con la HHC y se puede medir en la sangre para determinar el nivel de secreción de HHC.

La disminución de la HHC  con la edad, proceso conocido como somatopausa, está directamente asociada con muchos de los síntomas del envejecimiento, incluyendo las arrugas, el cabello gris, decrecimiento en la energía y función sexuales, incremento en la grasa corporal  y enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y más. Muchos de estos síntomas han sido encontrados en adultos jóvenes que tienen deficiencia de HHC; en cierto sentido, la edad biológica de estos adultos ha rebasado su edad cronológica. Las buenas noticias son que la evidencia clínica demuestra que reemplazando dicha hormona podemos revertir dramáticamente dichos síntomas para restaurar el color normal del cabello así como su crecimiento, regenerar el tejido de los huesos, incrementar energía, significativamente reducir la grasa del cuerpo e incrementar su masa muscular.

La terapia con hormona de crecimiento sólo está disponible en la forma de inyecciones que son prohibitivamente caras y difíciles de usar.

La buena noticia es que con el siguiente régimen alimenticio tu cuerpo recibe única y exclusivamente los materiales para fabricar la HHC. 

 REGIMEN ALIMENTICIO PARA LA PRODUCCION DE LA HORMONA DE A JUVENTUD

a) Alimentos que deben EVITARSE:

Es importante hacer notar que los efectos benéficos de la HHC son NULIFICADOS por un alto nivel de insulina en el torrente sanguíneo. Los siguientes grupos de alimentos ocasionan que el nivel de insulina suba hasta niveles que se contraponen con los efectos de la HHC:

- Azúcar (dulces, postres).

- Pastas (sopas, spaghetti, galletas de todo tipo, incluyendo las integrales). Cuando son digeridos, finalmente son convertidos en azúcar.

- Harinas (pan, tortilla, tostadas). Al igual que las pastas, son convertidos en azúcar por el proceso digestivo.

- Frutas (naranja y todos los cítricos, manzana, plátano, fresa, etc., incluyendo sus jugos). Contienen muchos azúcares en forma natural. Véase el punto 4. CONSIDERACIONES ADICIONALES.

Los alimentos anteriormente mencionados tienen una cosa en común: son CARBOHIDRATOS. Es decir, la ingestión de carbohidratos hará que la  aplicación de HHC sea por completo inútil.

b) Alimentos RECOMENDABLES:

 En cambio, es altamente recomendable la ingestión de alimentos con  contenido de proteína, sin importar su contenido de grasa o colesterol, como los siguientes:

- Carne (res, cerdo, mariscos, pescados y aves).

- Huevos y quesos.

- Mantequilla y manteca, así como aceite de oliva (evitar la margarina).

La HHC es una molécula de proteína compuesta por 191 aminoácidos, los cuales el cuerpo no tendría a su disposición si no fuera por los alimentos conteniendo proteína y grasa. El cuerpo NO almacenará el exceso de grasa ó colesterol que se pueda ingerir en la alimentación, siempre y cuando no se consuman los alimentos del grupo de los CARBOHIDRATOS y el nivel de HHC sea el adecuado, lo cual se logra tomando el producto tal como se indica en el punto 2. MODO DE EMPLEO. El adecuado nivel de HHC, conjuntamente con la no-ingestión de carbohidratos, “romperá” las grasas transformándolas en un combustible corporal denominado “ketones”. Dichos “ketones” son eliminados a través de la orina, por lo que es ampliamente recomendable tomar suficiente agua (mínimo 8 vasos durante el día). De esta manera, al eliminar a los “ketones” a través de la orina, en realidad el cuerpo estará perdiendo la grasa en exceso de la manera más simple y cómoda posible: bebiendo agua.  IMPORTANTE: EL CUMPLIMIENTO  DE ESTE REGIMEN ALIMENTICIO ES VITAL PARA LA ESTIMULACIÓN EN LA PRODUCCIÓN DE LA HHC. No se preocupe por las cantidades de alimentos que tenga que ingerir, puede comer cuanto desee, siempre y cuando pertenezcan al grupo de los alimentos del inciso b) Alimentos RECOMENDABLES.

4. CONSIDERACIONES ADICIONALES.

• Los efectos combinados de la HHC y la no-ingestión de carbohidratos enviarán una poderosa señal a  los riñones para liberar el exceso del líquido almacenado en el cuerpo (y al que se deben los tobillos y articulaciones hinchados). Como consecuencia, junto con la orina se perderán cantidades importantes de elementos químicos tales como la sal (lo cual está bien) y el potasio. El potasio es indispensable para un adecuado funcionamiento muscular. Después de los primeros cuatro días de  tratamiento con HHC, se debe tomar suplemento de potasio de 1 gramo por día o por cada dos días. La aparición de dolor muscular o de prolongados “tics” en los músculos es señal de falta de potasio. PRECAUCIÓN: SI SE ENCUENTRA TOMANDO MEDICAMENTACION PARA EL CORAZON, CONSULTE A SU MEDICO ANTES DE TOMAR SUPLEMENTOS DE POTASIO, YA QUE ALGUNOS DE DICHOS MEDICAMENTOS OCASIONAN RETENCION DE POTASIO, PUDIENDO ELEVARSE PELIGROSAMENTE LOS NIVELES DEL MISMO EN ELCUERPO. SI NO ESTA TOMANDO DICHOS MEDICAMENTOS Y SUS RIÑONES FUNCIONAN NORMALMENTE, ES PRACTICAMENTE IMPOSIBLE SOBREDOSIFICARSE CON EL SUPLEMENTO DE POTASIO, YA QUE EL EXCESO SE ELIMINARA A TRAVES DE LA ORINA.

•             En caso de que se esté tomando medicamento para controlar alta ó baja presión, y altos niveles de colesterol, es recomendable practicarse nuevos exámenes hacia la tercera semana de iniciado el tratamiento, debido a que los efectos benéficos de la acción de la HHC incluyen una rápida normalización tanto de los niveles de presión arterial como de colesterol, por lo que es muy posible que ya no sea necesario seguir tomando los medicamentos para controlar dichos niveles.  SI ESTE ES SU CASO CONSULTE A SU MEDICO.

•             El hecho de eliminar las frutas de la alimentación diaria -a efecto de evitar los carbohidratos, mismos que inhiben el efecto benéfico de HHC- hará que dejen de ingresar a los organismos numerosos nutrientes como vitaminas y minerales. Con el fin de remediar la anterior situación, se recomienda tomar diariamente un suplemento conteniendo vitaminas y minerales. Se recomienda uno del tipo Centrum ® o equivalente, ADICIONAL al suplemento de potasio mencionado anteriormente. Lo ideal es un multivitamínico sin hierro, pues investigaciones recientes apuntan a que el exceso de hierro es perjudicial a la salud.